Llámanos 952 304 716 

1.3 Climaterio y menopausia

El climaterio es la fase de la vida que comprende los años de transición entre la fase reproductiva y la no reproductiva.

La última menstruación se denomina menopausia (este término se confunde generalmente con climaterio), que suele aparecer alrededor a los 50 años, aunque en algunos casos antes de los 40 años (menopausia precoz) y en otros con más de 55 años (menopausia tardía). El climaterio abarca la premenopausia (de dos a ocho años) y la postmenopausia (de uno a seis años). Este periodo de transición de la pre- a  la postmenopausia es variable de mujer a mujer, pudiendo durar hasta 20 años. Se caracteriza por una serie de cambios fisiológicos, en gran parte de índole hormonal (descenso de la producción de estrógenos en los ovarios), que afectan a la salud física, psíquica y social de la mujer y que la hacen más vulnerable.



Debido a la mejora de las condiciones de vida y la calidad de los sistemas sanitarios de las sociedades desarrolladas, la esperanza de vida de las personas y de la mujer en particular, que supera a la del hombre en 4 o 5 años, se ha prolongado hasta por encima de los 80 años, lo que resalta la importancia de conocer los principios de una vida sana y los logros y avances de la medicina (al alcance de cualquiera en la consulta médica o centro de salud) para mantener una buena o aceptable calidad de vida en esta prolongada fase, aprendiendo a vivir de forma natural y positiva los cambios del cuerpo y de la mente que tienen lugar paulatinamente con el aumento de la edad. En este aspecto es necesario también superar los estereotipos en cuanto al rol tradicional de la mujer y asumir la igualdad de género por parte del varón en todas sus vertientes (social, en la vida familiar y profesional, en la sexualidad, etc.)

 

Sintomatología

Los principales síntomas directamente relacionados con el paulatino descenso de los estrógenos son, además de las irregularidades del ciclo menstrual y la amenorrea definitiva (menopausia), fundamentalmente tres : 

Trastornos vasomotores

Sofocos y sudación. Se deben a una disregulación del centro termorregulador y aparecen con frecuencia variable en el día y la noche produciendo en estos casos insomnio y cansancio.

Atrofia o síndrome urogenital

Aunque la atrofia se presenta en todos los órganos genitales, los cambios en la vulva, vagina y vías urinarias inferiores (vegiga y uretra) son los que más destacan en la percepción de la mujer:

Sequedad, ardor, picor, adelgazamiento de las paredes vaginales (y a más largo plazo estrechamiento vaginal), lo que puede originar dispareunia (dolor durante la penetración).

Pérdidas de orina por debilitamiento del suelo pélvico,tanto de esfuerzo como de urgencia.

Osteoporosis

La disminución de la masa ósea está asociada a la edad en hombres y mujeres, sin embargo, en la mujer, la disminución de los estrógenos produce un aumento significativo de la incidencia de osteoporosis en relación a los hombres de la misma edad, lo que crea un mayor riesgo de sufrir fracturas osteoporóticas (de cadera, de vértebras, del antebrazo, etc).

Estos síntomas pueden afectar a la mujer en diferentes grados de intensidad y frecuencia y condicionan, en parte, la pérdida de calidad de vida (entre 30- 50 % de las mujeres).

El incremento del riesgo cardiovascular y los trastornos psíquicos y mentales (ansiedad, depresión, pérdida de autoestima) que se asocian a los cambios hormonales en el climaterio, no están relacionados de forma directa y exclusiva con el descenso de los estrógenos, pero si inciden,  junto a otros transtornos como la hipertensión, diabetes, obesidad, artrosis etc., en el caracter crónico  de la enfermedad, causando discapacidad o incapacidad para realizar tareas  de la vida cotidiana y profesional. 


Tratamiento del climaterio ("menopausia")


Aunque los cambios hormonales y sus secuelas son parte del proceso fisiológico (normal) en esta etapa vital, la intensidad y variedad de síntomas pueden aconsejar un tratamiento con el objeto de compensar la pérdida de estrógenos. Entre los tipos de tratamientos  se encuentran:

  • Terapia hormonal. Se realiza con estrógenos y en el caso de mujeres que mantienen sangrados menstruales se asocian con progestágenos (para prevenir el riesgo de cáncer de endometrio). Se administran en pauta cíclica o secuencial a mujeres menopáusicas de menos de 45 años, premenopáusicas y hasta dos años después de la menopausia. Para mujeres a partir de uno a dos años  tras la menopausia se administran en pauta continua .Es el método más eficaz para combatir los síntomas vasomotores y de atrogia genital.

  • Raloxifeno (Optruma, Evista). Es un fármaco que actúa como agonista de receptores de estrógenos sobre el metabolismo hepático, lipídico y de huesos. No mejora los síntomas vasomotores, pero es una alternativa para la prevención de la osteoporosis.

  • Tibolona (Boltin). Es un esteroide sintético con propiedades hormonales (estrogénicas, progestagénicas y androgénicas) eludiendo los efectos indeseables de éstas. Está indicado para prevenir la osteoporosis.

  • Fitoestrógenos (Isoflavonas). Son de origen vegetal (soja) y presentan acciones similares al estrógeno natural, aunque aun no hay evidencia científica sobre su efectividad (propiedades antioxidantes, anticancerígenas y de disminución del nivel de colesterol sanguíneo). Se utilizan para aliviar los síntomas vasomotores.

  • Otras terapias  herbales alternativas (Cimifuga racemosa y otras substancias de orígen vegetal)).No se ha demostrado su eficacia en estudios recientes, aunque algunas mujeres refieren alivio moderado de síntomas ( no descartando posible efecto placebo).

  • Técnicas de autocontrol, relajación y disminución del estrés como el yoga tienen un efecto positivo en la capacidad de influir sobre la percepción y valoración subjetiva de los síntomas corporales del climaterio y  los cambios  vitales asociados a esta etapa. 

  • Láser vaginal .Existe una creciente evidencia científica sobre la eficacia de las terapias láser del síndrome urogenital y de la hiperlaxitud vaginal. Estas se basan en la estimulación del neocolágeno por efecto térmico y en la revitalización de la pared vaginal y uretral. El tratamiento se realiza en Ginecenter de forma ambulatoria , sin cirugía y sin anestesia.

 

En todo caso cabe destacar que, pese a la presencia de síntomas de mayor o menor envergadura, la mayoría de mujeres no requiere un tratamiento específico. Si se opta por el tratamiento, este  debe ser abordado siempre de forma individual, considerando antecedentes y circunstancias personales y haciendo hincapié en recomendaciones generales sobre  la especial importancia del ejercicio físico (en la mujer se recomienda especialmente la marcha, la natación y el baile o la danza), la alimentación equilibrada (rica en fibras, con la debida aportación de minerales y vitaminas,en especial calcio y vitamina D y A, predominio de las grasas insaturadas sobre las saturadas etc.) y el efecto perjudicial del tabaquismo y el consumo inmoderado de alcohol en el bienestar corporal y mental.

 

mas info

 

 

Comunicado de la SEGO y la AEEM

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) han emitido, en junio del 2008, un comunicado con los siguientes consensos en relación con la terapia hormonal:

  • La Terapia Hormonal continúa siendo el tratamiento más efectivo para los síntomas vasomotores y urogenitales consecuencia de la deficiencia de estrógenos.
  • La Terapia Hormonal es eficaz en la prevención de la pérdida ósea asociada a la menopausia, y disminuye las incidencias de todas las fracturas osteoporóticas, incluyendo la fractura
  • vertebral y de cadera, incluso en pacientes de bajo riesgo.
  • La Terapia Hormonal tiene un efecto favorable a nivel cardiovascular y metabólico si es administrada hasta los 60 años, en mujeres sin patología previa. La enfermedad cardiovascular es la principal causa de morbimortalidad en la mujer postmenopáusica. Las principales acciones para prevenirla, además de una dieta equilibrada y no fumar, son la pérdida de peso, la reducción de la Tensión Arterial, el control lipídico y de la diabetes.
  • El inicio tardío de TH puede incrementar de forma transitoria y leve, eventos tromboembolíticos y cardiovasculares.  El riesgo de eventos tromboembólicos aumenta con la edad, y también tiene una asociación positiva con la obesidad y trombofilia.
  • La evidencia científica indica que no hay un incremento de riesgo de cáncer de mama en mujeres usuarias de TH estrogénica a largo plazo. En TH combinada con medroxiprogesterona existe un discreto riesgo de cáncer de mama a partir del 5ª año de uso, menor de un 0'1% al año.
  • La TH combinada se asocia con una reducción en la incidencia de hiperplasia endometrial respecto la población general. El uso de estrógenos sin oposición induce la proliferación endometrial, por lo que las mujeres con útero deben recibir tratamiento con gestágenos.
  • La administración individualizada de TH mejora la sexualidad y la calidad de vida.
  • La TH tiene beneficios sobre el tejido conectivo, la piel, las articulaciones y los discos intervertebrales.

 


¡Síguenos
en
las Redes Sociales!

Ginecenter informa sobre las novedades relacionadas con la medicina y nuestra clínica.

  FACEBOOK    

 


Llámanos

952 304 758 - 952 304 716

Calle Alemania, 15 29001 Malaga
malaga@ginecenter.com

 


Escríbenos y hablamos en directo por nuestro chat.