Llámanos 952 304 716 

1.4 Seguimiento y control del embarazo

El control médico del embarazo tiene como finalidad realizar un seguimiento de la evolución de la gestación, incidiendo en todos los aspectos que influyen en la salud de la mujer embarazada y el feto.  En este sentido, es recomendable efectuar visitas médicas mensualmente a partir de la confirmación del embarazo (test de orina/ sangre o ecografía), lo que generalmente ocurre tras la primera o segunda falta.

En la primera visita se recomienda una exploración ginecológica con citología (si no se ha hecho en el último año) y en las siguientes se realizan de forma rutinaria exploración obstétrica, el control de peso y  tensión arterial, determinadas pruebas analíticas y además se proporciona información sobre alimentación y hábitos saludables con respecto al embarazo. En algunos casos se aconseja un seguimiento más estricto debido a los antecedentes familiares y personales (médico-quirúrgicos y  gineco-obstétricos) o a los hallazgos clínicos detectados (embarazo de alto riesgo).

 

Primer trimestre

Pruebas analíticas: sedimento y cultivo urinario, hemograma (detección de anemia) y grupo sanguíneo / factor RH, test de Coombs (isoinmunización RH o posible incompatibilidad  sanguínea materno-fetal), test de O'Sullivan (cribado de diabetes gestacional), pruebas de bioquímica (diagnóstico de patologías de tipo general en la gestante ) y serología (detección de enfermedades actuales que implican riesgo fetal como la rubeola y la toxoplasmosis o preexistentes con riesgo materno-fetal como VIH/SIDA , sífilis, hepatitis B /C y Tuberculosis ).

Screening del primer trimestre: esta prueba valora el riesgo de cromosomopatías fetales (trisomía 21 y 18) combinando en una fórmula matemática un marcador ecográfico (Translucencia o pliegue nucal fetal) con 2 pruebas sanguíneas (PAPP-A y  Beta HCG). En caso de resultar un valor superior al normal, se ofrece la posibilidad de realizar una biopsia de corion o una amniocentesis para confirmar el diagnóstico.

Biopsia de corion: extracción de una pequeña muestra de tejido placentario (vellosidades coriales) a través de la vagina y del cuello uterino  para estudio cromosómico de las células y que se realiza de la semana 10 a 14 de la gestación.

Ecografía del primer trimestre: se realiza  entre la semana 11 y 14 de gestación y estudia la implantación uterina (normal) del embarazo, anatomía  y  vitalidad del feto  (gestación gemelar o múltiple),  medición del tamaño fetal (longitud craneo-vértice y diámetro biparietal) para determinar la edad gestacional y la medición del pliegue nucal (translucencia fetal) y del hueso nasal como parte del screening del primer trimestre.

 

Segundo Trimestre

Pruebas analíticas: sedimento y cultivo urinario, hemograma (serie roja), test de Coombs (si la gestante es RH negativo) y otras específicas  según caso.

Amniocentesis: punción transabdominal del saco amniótico para extraer líquido amniótico y  analizar las células fetales para detectar cromosomopatías . Recomendable para mayores de 35 años, para gestantes con antecedentes de cromosomopatías y para aquellas resultantes del screening del primer trimestre con índice de riesgo alto. Se realiza entre la semana 15 y 18 de gestación.

Ecografía de segundo trimestre: se realiza en la semana de gestación 18 a 22 detallado estudio de la anatomía fetal según protocolo (órganos y extremidades, pudiendo identificarse el sexo), posibilitando el diagnóstico de malformaciones fetales. Las mediciones fetales (diámetro biparietal DBP, circunferencia craneal CC, circunferencia abdominal CA y  longitud del fémur LF) permiten evaluar el crecimiento fetal ( crecimiento acorde o retardado), confirmando la fecha probable del parto (FPP).

 

Tercer trimestre

Pruebas analíticas y cultivo urinario: hemograma, test de Coombs y otras pruebas específicas según caso.

Ecografía del tercer trimestre: se practica alrededor de la semana 34 de gestación para evaluar la vitalidad, crecimiento y presentación fetal (cefálica, de nalgas u otras no viables para parto vaginal). Estudio de la placenta y su implantación (placenta previa), cordón umbilical (circular  o enrollamiento, estudio doppler para medir flujo sanguíneo) y líquido amniótico. Valoración de la vía vaginal o abdominal (cesárea) del parto.

Monitorización fetal o Cardiotocografía externa: técnica que utiliza sensores fijados en el abdomen para detectar los latidos cardíacos fetales y las contracciones uterinas, permitiendo valorar el estado fetal y la aparición prematura de contracciones. Se realiza  en las últimas semanas de la gestación según caso.

Amnioscopia: Prueba que consiste en visualizar el líquido amniótico (color y aspecto) a través de un tubo (amnioscopio) que se introduce en el canal cervical, indicando la presencia de meconio (heces fetales) y posible sufrimiento fetal. Se practica como diagnóstico del estado fetal antes del parto.

 

mas info

 

 

Biopsia de Corion

La biopsia de corion es una técnica de diagnóstico prenatal que se realiza entre las semanas 9 y 11 de la gestación. Consiste en extraer una pequeña muestra de tejido del corion (placenta) a través de la vagina o de la pared abdominal .La muestra permite realizar un estudio genético de las células pudiendo detectarse una serie de anomalías cromosómicas como la trisomía del cromosoma 21 o Síndrome de Down, trisomía del cromosoma 13 o Síndrome de Patau o trisomía del 18 o Síndrome de Edwards.

La diferencia entre la biopsia de corion y la amniocentesis reside en que ésta última extrae líquido amniótico que contiene células fetales que se someten a cultivo previo antes del estudio genético y solo es posible realizar a partir de la semana 14 a 15 de gestación.

 

Amniocentesis

La amniocentesis es una técnica empleada en el diagnóstico prenatal y consiste en la punción transabdominal del amnios (bolsa que contiene el líquido amniótico) para extraer una muestra de dicho líquido que contiene células fetales con el objeto de realizar un estudio bioquímico y citogenético.

Se realiza con la ayuda y guía de un ecógrafo de alta resolución que permite identificar en todo momento la posición de la aguja, evitando una punción del feto o de la placenta.  

Esta técnica se realiza en pocos minutos, no es dolorosa y es recomendable realizarla entre las semanas 15 y 18 de gestación.

Se pueden detectar anomalías cromosómicas o aneuploidías como la trisomía 21 o síndrome de Down,la trisomía 18 o síndrome de Edwards,la trisomía 13 o síndrome de Patau, la monosomía X o síndrome de Turner , las triploidías, espina bífida y otras enfermedades fetales.

Según la Asociación Europea de Medicina Prenatal, la amniocentesis está indicada en los siguientes casos:

  • Edad materna superior a los 35 años.
  • Hijo anterior afectado por enfermedad cromosómica.
  • Enfermedad cromosómica en uno de los padres.
  • Retraso de crecimiento Intrauterino (CIR) tipo I.
  • Triple screening en sangre materna con índice de riesgo alto.
  • Sospecha de cromosomopatías o malformaciones en la ecografía realizada anteriormente en ese embarazo.
  • Antecedentes de enfermedades del tubo neural.
  • Antecedentes de determinadas enfermedades hereditarias.

 

 


¡Síguenos
en
las Redes Sociales!

Ginecenter informa sobre las novedades relacionadas con la medicina y nuestra clínica.

  FACEBOOK    

 


Llámanos

952 304 758 - 952 304 716

Calle Alemania, 15 29001 Malaga
malaga@ginecenter.com

 


Escríbenos y hablamos en directo por nuestro chat.