Consultas y revisiones ginecológicas

Desde un enfoque basado en la medicina preventiva, las revisiones ginecológicas deben realizarse de forma periódica (anualmente) y a partir del inicio de las relaciones sexuales y, además, siempre que la mujer identifique algún síntoma relacionado con el aparato urogenital y las mamas.

En el transcurso de una visita se abre y completa la historia clínica, se realizan diversas exploraciones como la observación de los genitales con valvas o espéculo vaginales, el tacto bimanual de los órganos genitales internos y pélvicos (útero, trompas y ovarios, intestinos) y de las mamas, y la toma de citología cérvico-vaginal. Según la necesidad del caso, se podrán efectuar exámenes complementarios como la ecografía abdominal y transvaginal, o diversas analíticas.

Citología y ecografía

Citología

La citología ginecológica es una técnica de rastreo y diagnóstico precoz de las lesiones precancerosas y cancerosas del cuello uterino y del endometrio (mucosa uterina).

Es recomendable realizar la toma después de la menstruación y sin que haya habido tratamiento o lavados vaginales previos. Se realiza sin ningún tipo de preparación adicional.

La citología también permite sospechar, debido a determinadas alteraciones celulares, la presencia del virus del papiloma humano (VPH), siendo esta, la principal causa del cáncer de cuello uterino. Se deberán realizar analíticas complementarias en la misma muestra o en otras posteriores, para confirmar la presencia de esta infección en la mujer (detección y tipificación del VPH).

La citología posibilita además, aunque no es su principal objetivo, un diagnóstico hormonal y un diagnóstico bacteriológico:

  • El diagnóstico hormonal: Valora el aspecto y tamaño de las células en las diferentes fases del ciclo menstrual, ayudando a identificar trastornos hormonales.

 

  • El diagnóstico bacteriológico: Permite identificar la microbiota vaginal ( microorganismos como lactobacilus o flora de Doederlein, haemophilus, cocos, hongos y cándidas, tricomonas, protozoos etc.) y detectar otras infecciones.  

Ecografía

La ecografía o ultrasonografía realiza un diagnóstico de imagen utilizando una tecnología que emite ondas de ultrasonido a través de una sonda o transductor hacia las diferentes zonas del cuerpo humano, que recoge a continuación los ecos que rebotan de los tejidos y los traslada al ecógrafo, que los procesa digitalmente y expone en una pantalla o monitor.

Existen diferentes sondas adaptadas a su función como la abdominal,vaginal y lineal, utilizadas en la ginecología y obstetricia .

Métodos Anticonceptivos

La planificación familiar permite que las personas tomen decisiones informadas con relación a su salud sexual reproductiva y así controlar el número de hijos con el uso de métodos anticonceptivos

Hay una gran variedad de métodos anticonceptivos que permiten a las parejas utilizar el que mejor corresponda a su organismo y sus necesidades.

  • Métodos de barrera.
  • Píldoras anticonceptivas.
  • Anillo vaginal.
  • Implante subcutáneo.
  • Dispositivos intrauterinos (DIU).
  • Anticoncepción inyectable.

El mejor método anticonceptivo es el que se utilice de manera regular, cree más confianza a la mujer y su pareja, y aquel que no cause efectos secundarios molestos. 

Seguimiento y control del embarazo

El control médico del embarazo tiene como finalidad realizar un seguimiento de la evolución de la gestación, incidiendo en todos los aspectos que influyen en la salud de la mujer embarazada y el feto. En este sentido, es recomendable efectuar visitas médicas mensualmente a partir de la confirmación del embarazo (test de orina/ sangre o ecografía), lo que generalmente ocurre tras la primera o segunda falta.

En la primera visita se recomienda una exploración ginecológica con citología (si no se ha hecho en el último año) y en las siguientes se realizan de forma rutinaria exploración obstétrica, el control de peso y tensión arterial, determinadas pruebas analíticas y además se proporciona información sobre alimentación y hábitos saludables con respecto al embarazo.

En algunos casos se aconseja un seguimiento más estricto debido a los antecedentes familiares y personales (médico-quirúrgicos y gineco-obstétricos) o a los hallazgos clínicos detectados (embarazo de alto riesgo).

Tratamiento Post Parto

Este tratamiento corrige la hiperlaxitud vaginal que puede aparecer después del parto, reforzando y tonificando las paredes vaginales.

Es un procedimiento realizado con láser, sin necesidad de anestesia y que permite una incorporación inmediata a la vida diaria.

Climaterio y menopausia

En Ginecenter, nuestra ginecóloga especialista en climaterio y menopausia, le asesorará sobre las diferentes opciones de tratamientos para combatir el malestar originado por los síntomas de la menopausia, adaptándolos a la condición individual de cada paciente

El climaterio es la fase de la vida que comprende los años de transición entre la fase reproductiva y la no reproductiva.

La menopausia se conoce como la última menstruación (término que se confunde a menudo con climaterio) y suele aparecer alrededor de los 50 años; aunque en algunos casos tiene lugar antes de los 40 años (menopausia precoz) o, por el contrario, con más de 55 años (menopausia tardía).

Una reciente revisión revela que la esperanza de vida de la mujer en España se sitúa, gracias a la mejora de las condiciones de vida y la constante mejora en la calidad de los sistemas sanitarios de las sociedades desarrolladas, en los 86 años.
Cuando llega la menopausia, la mujer tiene aún un tercio de su vida por delante. En esta nueva etapa cesan los períodos menstruales y los síntomas que pueden acompañarlos, ya no es necesario el uso de un método anticonceptivo y es posible experimentar la sexualidad sin el temor a un embarazo no planificado. La independencia de los hijos, la realización profesional y la experiencia adquirida pueden convertir esta etapa en una oportunidad de disfrutar de más tiempo libre para sí misma y cumplir deseos que fueron pospuestos. 

Es momento para nuevos retos.

Para mantener una buena o aceptable calidad de vida en esta fase, es importante conocer los principios de una vida sana y los logros y avances de la medicina (al alcance de cualquiera en la consulta médica o centro de salud) para aprender a vivir de forma natural y positiva los cambios del cuerpo y de la mente que tienen lugar paulatinamente con el aumento de la edad.

Sintomatología

En esta etapa aparecen cambios hormonales, concretamente la disminución paulatina de los niveles de estrógenos, que impacta de forma negativa a diferentes niveles: como los genitales, el aparato urinario, los huesos, el sistema cardiovascular, e incluso a la esfera emocional y cognitiva.

Los principales síntomas, además de las irregularidades del ciclo menstrual y la amenorrea definitiva (menopausia), son fundamentalmente tres:

Trastornos vasomotores

Principalmente, sofocos y sudación. Se deben a una desregulación del centro termorregulador y aparecen con frecuencia variable en el día y la noche produciendo en estos casos insomnio y cansancio.

Atrofia o síndrome urogenital

Se producen cambios en la vulva, vagina y vías urinarias inferiores (vejiga y uretra), produciendo:

  • Sequedad, ardor, picor, adelgazamiento de las paredes vaginales (y a más largo plazo estrechamiento vaginal), lo que puede originar dispareunia (dolor durante la penetración).
  • Pérdidas de orina por debilitamiento del suelo pélvico, tanto de esfuerzo como de urgencia.

Osteoporosis

La disminución de la masa ósea está asociada a la edad en hombres y mujeres, sin embargo, en la mujer, la disminución de los estrógenos produce un aumento significativo de la incidencia de osteoporosis en relación lo que crea un mayor riesgo de sufrir fracturas osteoporóticas (de cadera, de vértebras, del antebrazo, etc.).

Los principales síntomas además de las irregularidades del ciclo menstrual y la amenorrea definitiva (menopausia), son fundamentalmente tres:

Tratamiento del climaterio ("menopausia")

La conducta pasiva que caracterizó la práctica médica en el pasado y que básicamente nos convertía en meros espectadores de unos cambios que parecían sucederse de forma irremediable, se ha venido sustituyendo por un abordaje integral enfocado a la prevención y al tratamiento de enfermedades que aumentan su incidencia en esta etapa. Enfermedades como la osteoporosis, el síndrome genitourinario, las patologías cardíacas y de los vasos sanguíneos, así como el cáncer de mama, entre otros, pueden ser prevenidas o diagnosticadas en etapas precoces, garantizando de esta forma el bienestar de la mujer.
A pesar de los posibles tratamientos, es importante cumplir con una serie de recomendaciones generales como: ejercicio físico (se recomienda especialmente la marcha, la natación y el baile o la danza), alimentación equilibrada (rica en fibras, calcio y vitamina D y A) y el efecto perjudicial del tabaquismo y el consumo inmoderado de alcohol en el bienestar corporal y mental.